Celebración del 40 aniversario del IDTP

La celebración del 40 aniversario del Instituto Diocesano Teológico y Pastoral tuvo lugar el jueves 29 de octubre en el Salón de El Carmen-Indautxu con la asistencia de personalidades significativas del entorno de la iglesia diocesana y representantes de organizaciones del contexto eclesial.

Ana Berrizbeitia, miembro del Instituto, abrió el acto con la presentación del video conmemorativo del aniversario. En él se recordaba el camino recorrido por el IDTP desde 1980 al servicio de la fe y la cultura en Bizkaia y resumía “lo más significativo, aunque conscientes de que hemos dejado muchas personas por nombrar, muchos agradecimientos a colaboraciones”.

Iniciado el acto, Berrizbeitia dirigió un espacio espiritual de mirada creyente que encabezó con el tema sinfónico de Huntza, Olatu bat y trajo a la memoria de los asistentes el pueblo de Israel a la vuelta de Babilonia, quienes “también hicieron memoria y cantaron a la vida”.

A continuación tuvo lugar la tertulia sobre las encrucijadas de la relación entre cristianismo y cultura en el momento presente. Participaron, Miguel Zugaza, director del Museo de Bellas Artes de Bilbao; Raquel Pérez, directora de Educación de la Conferencia Episcopal; Javier Vitoria, teólogo, ex director del IDTP.

En un primer momento, los participantes valoraron la trayectoria del IDTP que se presentaba en el archivo multimedia. Zugaza destacó que se recoge una “larga y fecunda historia a la vista de la trayectoria del Instituto”. Vitoria, el único de los intervinientes que participó en la fundación del IDTP, recordó la invitación de los obispos de esa época a poner los cimientos de la institución. A Raquel Pérez le brotó “muchísima gratitud por todo el trabajo realizado” y le llamó la atención “el binomio entre el contexto local y atender temas de frontera”.

ARTE, SENTIDO DE LO ESPIRITUAL

Sobre la relación cristianismo y cultura, Zugaza explicó que “el arte contemporáneo no actúa con la urgencia que requiere la caridad, actúa en un tiempo diferente pero no se retira del sentido de lo espiritual y sagrado“. Pérez, por su parte, habló de “una ruptura que tiene que ver con nuestra incoherencia, incluso de divergencia entre cristianismo y cultura” pero detectó la esperanza de que “en la separación, en ese espacio que se crea, es donde nos podemos encontrar”. Vitoria, por su parte, expresó sus dudas de que estas dos partes, cristianismo y cultura, quieran sentarse a dialogar.

EL HILO DE LA BÚSQUEDA

Los tertulianos también compartieron posturas diferentes en cuanto a si el hilo de la tradición religiosa se ha roto. Mientras que Pérez planteaba que el “hilo de la búsqueda sigue existiendo” y desde ahí “podemos recuperar el testimonio y visualizar la capacidad transformadora de elementos deshumanizadores”. Vitoria, en contraste, determinó que ha entrado en crisis la tradición “no solo la religiosa, sino un modo de estar en la sociedad marcada por una síntesis entre cristianismo, filosofía griega y derecho romano”. Zugaza, por su parte, fue inequívoco al concluir que “el cristianismo ha triunfado pero existe desmemoria” y siguiendo con la metáfora del hilo dijo que lo que hay que hacer es “animar, hacer visible el evangelio”.

VIVIR LA INCERTIDUMBRE

El tema de la pandemia y la incertidumbre que estamos viviendo en este siglo XXI también se trató en la tertulia. Javier Vitoria indicó que “la teología lo que hace es mostrar, de manera razonable, que es posible vivir la incertidumbre desde una confianza más radical”. Desde el mundo del arte, Zugaza dijo que “el arte es terapéutico y apuesta por abrir estos templos de la cultura donde artistas locales expliquen qué es lo que está pasando en esta sociedad”. Desde la religión, Raquel Pérez apuesta por “acompañar de una manera cercana y dando un servicio ante las necesidades más urgentes”.

Al término de la tertulia, subieron al escenario sucesivamente Carlos García de Andoin, director del IDTP; Lorea Bilbao, diputada de Cultura de Diputación de Bizkaia y el administrador apostólico de la diócesis de Bilbao, Mario Iceta.

EL VALOR DEL PENSAMIENTO

Carlos García de Andoin defendió que el 40 aniversario es una llamada a la Iglesia de Bizkaia a “fijar la mirada en el valor del pensamiento para la vida de la comunidad cristiana, para el anuncio, para el servicio de la caridad y justicia, para la espiritualidad, para el liderazgo espiritual”. Anunció que el IDTP “renueva sus promesas: compañía, memoria y profecía”.

Hizo un extenso discurso de agradecimientos a las personas que han participado en las actividades del Instituto, a las diferentes instituciones y personas que han colaborado con el IDTP, también desde el servicio administrativo, y la Biblioteca. “En las sinergias, está el secreto“, comentó García de Andoin.

ESTRATEGIA DE FUTURO

Le siguió el discurso de Lorea Bilbao, diputada de Cultura de Diputación de Bizkaia, que resaltó que el IDTP fuera “un proyecto consolidado y con estrategia de futuro. Muy avanzado a nivel doctrinal y abierto. Abordando tema candentes”.

Para finalizar, intervino el administrador apostólico de la diócesis de Bilbao, Mario Iceta. Agradeció “la labor de estos 40 años, en gran parte laical y coral” del IDTP. Y puso el énfasis en el gran desafío cultural de la Iglesia apostando por “generar mensajes en el mundo audiovisual: en el cine, la televisión, en las redes sociales donde se encuentran los jóvenes, en la música, arquitectura, las artes plásticas”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *