2A Miradas creyentes: “Desendiosarnos”

Esta situación nos fuerza, a los hombres y las mujeres del siglo XXI, a hacer el gran reconocimiento de humildad de sentirnos y sabernos lo que somos realmente: una pieza más del entramado del universo. Una pieza privilegiada si se quiere, pero una entre tantas. Nos obliga a reconocer la finitud de la condición humana por encima de pensamientos y ensoñaciones grandiosas, a convencernos de que vivimos en la provisionalidad y de que, lejos de lo que a veces pensamos, no lo gobernamos todo, ni mucho menos. A los hombres y mujeres creyentes en este siglo XXI, esta situación nos pide que doblemos nuestro cuello para que nuestros ojos miren fijamente al corazón de cada uno y meditemos y lleguemos a esa conclusión, que tanta paz nos aporta cuando conseguimos experimentarla, de que nosotros somos de Dios, seguimos siendo de Dios a pesar del transcurso de la historia y sus cambios profundos, y; en la vida y en la muerte somos de Dios. Esta cuaresma del 2020 y a lo mejor también la semana santa y la pascua, la estamos viviendo de forma diferente, como una oportunidad para la introspección, para resituarnos en la vida, en el mundo y en la historia ayudados por los acontecimientos y las condiciones de vida tan especiales. Una oportunidad para desendiosarnos, para sentirnos frágiles y buscar nuestra sustentación en la fuerza amorosa del Padre.

Descarga el TEXTO 2A Miradas creyentes

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *