28M Miradas creyentes: “Vida, en estado de alarma”

5. El sábado, día 14, en la comparecencia ante los medios del presidente de gobierno me gusto la alusión al ejemplo de generosidad que nos dieron nuestros mayores durante la pasada crisis económica, y como de sus pensiones salió el dinero para llenar la despensa, cubrir gastos o pagar la manutención de los nietos universitarios. Y la invitación que nos hizo a demostrar ahora lo que aprendimos de su ejemplo y de su amor: protegiéndoles, y, velando por ellos, protegiéndonos. La verdad es que mayoritariamente, la ciudadanía está teniendo un comportamiento ejemplar. No sólo cumpliendo las normas que las autoridades sanitarias y el gobierno han decretado; sino preocupándose por los demás. Así, hay personas que cada día pasan, puerta por puerta, preguntando a sus vecinos mayores solos si están bien, si necesitan que les hagan algún recado, o que les bajen la basura. Desde el sábado, día 14, todas las noches a las 20h. salen muchas personas y familias a las ventanas y balcones de sus casas para reconocer -mediante un largo aplauso- la entrega y el valor con que están realizando su trabajo los sanitarios y demás profesionales de servicios básicos. El miércoles pasado, día 18, la epidemia se cobró la primera vida entre el personal sanitario. Se llamaba Encarni, tenía 52, y era enfermera en el Hospital de Galdakao. Había atendido al primer paciente que murió en Bizkaia a causa del Covid-19, y se contagió. Pero este virus nos está retratando a cada uno como somos. Pues hay ciudadanos que prefieren hacer acopio de papel higiénico, de leche, de huevos, etc. como si se fuera acabar el mundo. “¡Insensato! Si mañana caes con el coronavirus, ¿de qué sirve todo lo que has acaparado?” (cf. Lc 12,20). Hay jóvenes que se ofrecen como voluntarios en Cáritas, el Banco de Alimentos, u otras ONG´s. Hay personas que donan sangre, escriben cartas de ánimo a los enfermos que están hospitalizados e incomunicados, o llevan a cabo otras acciones altruistas. Pero hay también personas desalmadas que hacen correr bulos que tratan de sembrar el miedo, o tratan de robar a ancianos solos haciéndose pasar por inspectores de no sé qué institución inventada, o tratan de timar a través de internet.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *