28M Miradas creyentes: “Vida, en estado de alarma”

9. A medida que pasen los días, el confinamiento se nos irá haciendo más cuesta arriba a todos.
El pasado jueves, día 19, una mujer de 35 años era asesinada en su domicilio de Almassora (Castellón) por su compañero delante de sus dos hijos menores. En una situación así, de convivencia extensa e intensa, los casos de violencia doméstica aumentarán. Y también saldrán a la luz adicciones, dobles vidas, y otras miserias que algunas personas mantienen ocultas. Tenían planes urdidos y mentiras que les funcionaban en su “normal” sistema de vida. Pero a partir del sábado pasado quedó rota esa normalidad, y a medida que se prolongue la presente situación de confinamiento resultará difícil urdir mentiras, y lograr que todos los elementos encajen sin que los demás se den cuenta de eso que hasta ahora han logrado mantener en secreto o disimular. Habrá personas que sufrirán al verse engañadas o utilizadas, y cuando volvamos a la normalidad muchas relaciones de amistad, parejas y familia se habrán roto.
Estos días está circulando a través de whassap la siguiente declaración de una científica española a un grupo de periodistas: “Ustedes le dan a un futbolista 1 millón de euros por mes, y a un biocientífico 1.800 euros por mes. Y ahora están buscando un tratamiento para este virus; pues busquen a Cristiano Ronaldo o a Messi para que encuentren la cura”. Se trata de una falsa noticia (no se cita el nombre la científica, ni los periodistas a los que hace la declaración. De ser cierta les hubiera faltado tiempo para contar todo con pelos y señales). Sin embargo, el bulo contiene una gran verdad de fondo: el futbol en nuestro país está sobrevalorado. Es cierto que entretiene, entusiasma, satisface, y da trabajo a miles de personas; pero es un disparate que un futbolista pueda ganar cuarenta veces más que un presidente de gobierno, cien veces más que un médico o mil más que un maestro cuando la responsabilidad de un presidente de gobierno, de un médico o de un maestro es mucho más grande y de mayor calado. Dado que nos vamos a tener que apretar todos el cinturón, ¿no habrá llegado el momento de reestructurar económicamente el futbol en primera y segunda división? ¿Cómo se puede entender que un país que se ve empobrecido por una epidemia tenga una liga de futbol que maneja un presupuesto económico superior a Investigación y Universidades, lucha contra la droga o contra la violencia de género?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *